Home » La importancia de vivir » Náufrago.

Náufrago.

Mientras recorro la estrecha  playa escucho las voces de náufragos aspirando el rastro que el mar deja a sal. El agua misteriosa se aproxima a la orilla y me siento insignificante ante tanta inmensidad. Cojo un puñado de arena y lo lanzo al infinito. Hojas muertas, espíritus insaciables que golpean mi alma sin cansarse. Flotando en el mar los peces me dan la bienvenida al mundo eterno de Neptuno. La espuma de blanca nieve envuelve mi cuerpo. Descubro en mí que el náufrago soy yo, solo ante la vida. Esa vida que siempre vuelve con sus preguntas, envolviendo el interminable campo de los desleales.

Las ciudades están llenas de infelices y personas que se reprochan estar ciegos, ser necios entre la multitud. Mis ojos ansían la luz de aquellos objetos perdidos que envuelven la noche enladrillada. La pregunta que siempre envuelve a la vida, eterna y taciturna. La respuesta, que existe la identidad del influjo del drama que contribuye en los días con sus versos abrigando el alma.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s