Home » Uncategorized » POLVO

POLVO

Anochece y mi habitación cada vez está más oscura. No me atrevo a encender la luz y me quedo en la penumbra sin pestañear. Siento que mis ojos están inyectados en sangre y oigo voces a mi alrededor. Tapo mis oídos, ahora me siento mucho mejor.

La noche ya se me ha echado encima pero no hay estrellas y la luna apenas recoge mi abrazo. Grito, pataleo, pero sigo estando sola. Cansada de luchar caigo en un profundo sueño. Un cabello rubio ondea en el viento y al girarse no puedo adivinar su rostro. Una canción de cuna se oye muy lejos y de repente la niña se convierte en polvo.

No sé por cuánto tiempo he dormido pero la luz del sol se intuye cercana.Con esfuerzo consigo abrir los párpados de par en par. El sol se hace más intenso y mi mente no deja de pensar. Al salir por la puerta de mi habitación todo sigue igual excepto el jarrón de flores que no está. Bajo las escaleras y Luis me espera con una rosa y el desayuno preparado, es su forma de pedirme disculpas. Yo le sonrío tímidamente, no quiero que lea en mi rostro que hoy ha sido la última noche.

Desayunamos en silencio. Hace tiempo que el tema de conversación se nos acabó o quizás es el dolor que me produce hablar. Un vacío es lo único que me llena en este momento. Entonces me levanto sin mediar palabra, cojo mi bolso y salgo por la puerta dejando atrás el peso de mi vida. Luis tampoco se ha atrevido a decirme nada, ya no es el que era cuando lo conocí.

 

Mientras camino hacia la única parada de autobús que hay en el pueblo siento un leve alivio, pero el sentimiento de culpa asalta mis dudas. Siento pena por él, por lo que fuimos y por lo que ya no volveremos a ser. Así que me doy media vuelta, retrocedo unos pasos y me paro en seco. Mi cabeza da vueltas y aunque las gafas de sol cubren mis heridas el dolor es mucho más profundo. Sin pensarlo reanudo mis pasos. Al entrar en el autobús todos me miran, percibo cómo me juzgan. Me siento al lado de un señor mayor y noto como se aleja. De nuevo las voces, los gritos, el dedo señalándome. Cierro los ojos y mi voz se desgarra en un grito. El conductor para de golpe y un muchacho se acerca para ayudarme. Ante tal espectáculo me bajo sin alzar la vista. Corro hasta el final de la calle y giro a la izquierda. Hay un bar y entro. Sin preguntar voy directa al baño. Me miro en el espejo, saco mi neceser y retoco los moratones que asoman por mi cara. Por un momento encuentro refugio en aquel maloliente aseo hasta que alguien aporrea la puerta. Me quedo tras ella sin apenas respirar. Entonces oigo su voz, es Luis que me espera. Su tono es dulce y aunque parece sincero no estoy preparada para abrir. Conforme avanzan los segundos siento sobre mi espalda la rabia que contienen los golpes al otro lado de la puerta. Temblorosa busco las gafas de sol entre mis cosas. Su tono de voz es cada vez más brusco. Me decido y abro lentamente. Ahí está, esperando como si yo le perteneciera. Ante la multitud me sonríe y me abraza. No se atreve a hacerlo delante de nadie pero sé lo que me espera al llegar a casa. Miro a mi alrededor por si alguien puede sentir el dolor que llevo dentro y puede rescatarme, pero todas las mujeres del bar susurran lo afortunada que soy por tener a alguien que venga a buscarme, que me quiera.

 

Caminamos agarrados y conforme nos acercamos a casa aprieta más fuerte mi brazo. Al llegar, la portera está limpiando las escaleras. No saludo, tampoco Luis. Por cada escalón muero poco a poco.

Mientras abro la puerta escucho su cinturón desabrocharse. Al entrar se asegura que la puerta quede bien cerrada, me agarra fuerte del pelo y me obliga a enseñarle lo que contiene el bolso. Algunas pertenencias, un billete de avión de ida y mi pasaporte.

-¿Ves lo que me obligas a hacer?

Me tira al suelo y me coge por detrás, me ata las manos y el silencio llega de nuevo. Cierro los ojos, hoy no pondré resistencia.

2 thoughts on “POLVO

  1. Me gusta, me ha puesto en la situación y he podido saborear el estado, el sentimiento, la sensación de fragilidad ante el
    maltrato. Creo que tiene mucho valor que en pocas líneas puedas conseguir tantas impresiones.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s