Home » La importancia de vivir » Carta anónima

Carta anónima

Camino con su olor en mi memoria. Siento cómo el frío desmantela mi alma y algo cae por mis mejillas. Lluvia tal vez, lágrimas del cielo de mis ojos. Es mejor no mirar atrás, dejar de buscar algo que ya está perdido. Pero no puedo dejar a un lado el pensamiento del dolor, la imaginación del mar, el desorden de la noche. Pienso en ella, andando a medias en sus días por no poder olvidar lo ya olvidado. No pasa nada por mi mente, ya se han amputado aquellos sueños.

Pido perdón en el silencio, pido al cielo que me perdone y me haga preso de sus noches. Porque no te pude retener, pero tampoco lo intenté. Tan solo soy polvo ante tanta verdad, tan solo soy una imagen que no puedo borrar. Cuidado, el tú y yo puede ser para siempre, pero solo vivirá en mi mente. Alzo la cabeza al cielo, quiero borrar tus huellas en mi rostro con la lluvia. El aire se siente triste por ver en lo que me he convertido. Hombre con halo que se estrelló en su ego. Porque a veces no estás solo, y ver la verdad de sus ojos es lo que más me dio miedo. Me fui, sin llegar a pensar que podía tratarse de un error. Pero la vida es así, no se puede ganar siempre. Y yo, acostumbrado a ganar, el perder me ayudó a retroceder en mí y encontrar la humildad que dejé atrás. Mientras, me aferro a los recuerdos atados en el muelle, mojados por las olas. Van y vienen, pero siempre están guardados como el oro de mi memoria.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s